El gran valor del cable de remolque a distancia (la pieza de nuestro equipo más subestimada)

Hay dos tipos:
– el cable de remolcar a distancia
– el cable de contacto

Cada una tiene su propia aplicación. Cuál se debe usar durante la incidencia, depende de la situación exacta. Ahora me gustaría dedicar unas palabras al primero:

El cable de remolcar a distancia

Hay muchas marcas que se ofrecen al mercado. Los precios entre ellos varían bastante, pero las calidades también. Un cable malo no nos da nada más que una sensación de seguridad falsa y por eso no solamente no sirve para nada sino incluso aumenta la posibilidad de que algo irá muy mal en la hora de solucionar un accidente. Diría que cuando somos exigentes y queremos un cable que cumple todo lo que nos da importancia, ya no hay tantos. Mi cable que se ve en la foto arriba, es de Peak UK. Aquí lo encontrarás en la tienda online:
https://www.peakuk.com/index.php?route=product/product&path=72&product_id=243
Sin embargo, no es la única marca que fabrica un buen cable.

El cable de remolque a distancia lo considero como el requisito más importante que se puede llevar en el nivel de seguridad que ofreces a tus compañeros acuáticos . Sin embargo, muchas veces vuelvo a comprobar que existen kayakistas que no lo llevan (-a mano), o no disponen de un cable bueno. Ni mencionar que hay muchos que no saben usarlo correctamente. Esta pieza de nuestro equipo es un salvavidas de verdad, mientras no sea muy costoso. Lo tienes para rescatar a tus amigos. Salir en un mar movido con un grupo y no llevar un cable de remolque puesto, es casi como una falta de respeto a las personas con las que estás saliendo.

Un cable de remolque es una herramienta increíblemente versátil. Sus aplicaciones son casi ilimitadas. Para realmente aprovechar de su poder, se debe practicar con él. La verdad es que merece la pena estudiar el tema y sobre todo practicar la teoría en el agua con otros a menudo, incluso entre desconocidos. Así se aprende mucho. Los cursos buenos tratan por gran parte de este tema también.
En este escrito me voy a concentrar al material. ¿Qué es un buen cable? Repito que llevar un cable que cumple estos objetivos no es nada de lujo, sino totalmente imprescindible.
Un buen cable de remolque al menos debe tener las característistas siguientes:

– Una longitud de 15 metros. Si remolcas a alguien y tenéis el viento o las olas a favor, necesitarás esta distancia mínima.

longitud del cable: 15 metros

En la foto se ve que he aplicado una serie de nudos especiales, “daisy chain” se llama en Inglés, para temporalmente cortar el cable a medida. Si se abre el mosquetón, automáticamente todo el cable se enlarga. No todo el mundo le gusta esta práctica. Otra manera es usar el cable de modo doblado en el caso que no se necesita toda su longitud.

– Una suelta rápida. Un cable tan largo puede causar un lio peligroso. Es importante tener la posibilidad abierta para soltarla y sacrificarla con una sóla mano de forma rápida en un caso de emergencia. (Además, tener un cuchillo a mano tampoco es una mala idea)

Cuando se tira la pelota amarilla, enseguida se quita el cable del cuerpo

– Un sistema anti choque. Sería muy incómodo que cada vez que el kayak remolcado frene, se sufra un choque de repente intenso e inesperado.

La goma absorba los golpes fuertes

– Un mosquetón confiable y muy fácil de manejar.

He intercambiado el mosquetón original (derecha) por otro modelo

Aparte de que la técnica de fijar el mosquetón tiene que ser buena, es decir siempre por debajo del cable tomador, algunos mosquetones tienen la tendencia de soltar por si mismo en algunas circumstancias. Entre los usuarios expertos no existe un acuerdo común; cada uno tiene su mosquetón preferente. La mía se venden online en https://www.francobordo.com y mide 72 mm.

– Una bolsa para guardar el cable. Es conveniente que el cable no quede demasiado apretado sino que le sobre algo de espacio. Así será más fácil volver a meterlo dentro después usarlo.
– El cable tiene que estar conectado directamente al cinturón, no a la bolsa.

Muy importante. La bolsa desde luego no tiene la fuerza del cable y se puede romper fácilemente. Así perderías a tu víctima!

– El cable debería tener un color llamativo. Ser resistente al agua salada. Y no hundirse con demasiada facilidad.
– Queda abierto ajustarlo al gusto personal. Existen algunos trucos que a algunos les gustan y a otros no. Un par de ellos los podemos ver en las fotos de abajo. Ya mencionado arriba son los nudos de daisy chain.

A algunos les gustan tenerlo, a otros no; un flotador. Yo llevo el mío no en el extremo absoluto sino a un metro de él.

Los pros de un flotador de cable son que el cable no se hunde y será siempre fácil  localizar el extremo. Los que están en contra no les gustan que el flotador puede liarse con los tomadores del cubierto, especialmente en la hora de desconectarse.

Otro truco que puedo recomendar es que cuando está previsto que puedan ocurrir complicaciones, (siempre juzgando el estado de tus compañeros y las circumstancias en que os encontráis), podríais prepararos ya y sacar el mosquetón con antelación. Fíjalo de modo provisional en la chaleca. Así estarás más rápido aún cuando lo necesites de repente.

Un ejemplo. Termino con dos imágenes del uso del cable de remolque en la práctica. El rescatado ya no se siente bien (está herido, sufre de hipotérmia, le falta fuerza, se siente mareado, etc…). Necesita apoyo permanente de un compañero para evitar volcarse.
La solución es que uno se dedica a estabilizar la persona afectada, mientras otro remolca ambos a la seguridad.

Paso el cable por debajo del tomador del estabilizador y fijo el mosquetón (¡a una sola parte!) del cable tomador de la víctima

El motivo de fijar el mosquetón al kayak del rescatado y no al barco del otro rescatador, es que de este modo el rescatador sigue la persona que puede dominar la situación y soltarse a su mismo en cualquier momento sin asistencia de otros.

 

Ya puedo sacar ambos de la zona de peligro, mientras el rescatado no pierde el apoyo de su rescatador en ningún momento

Esta técnica se puede usar incluso durante distancias largas, sobre todo en el caso que hayan más de dos rescatadores.

Así es fácil de dar muchos más ejemplos de situaciones imaginarias en las que no se hubiera sido capaz de solucionar la situación sin el cable de remolque!

San Sebastián: amigos y olas

El sábado 27 de enero parré durante el viaje de Ámsterdam – Almoharín en San Sebastián para visitar mis amigos Esther en Javier.

Primero otra cosita que no tiene nada que ver con este relato; sabes que pronunciando en holandés no es “Ámsterdam” sino “Amsterdám”?

Cuando mi hija y yo llegamos en San Sebastian, Esther y Javier nos recibimos como reyes. Nos trataron realmente agradables, gracias! El día siguiente fuimos al club a conocer dos kayakistas más y formamos un grupito: Javier, Carlos, Eduardo y yo. Empezamos con un café. Me ha encantado muchísimo la forma de ser de mis compañeros nuevos, muy abierta, interesada y amable.
Esther y mi hija Lune decidieron ir a la piscina climatizada y formaron el equipo de tierra

Los datos de la ruta:
– distancia total: 9 millas naúticas
– participantes: 4 personas
– oleaje: inicialmente 2,8 metros
– viento: débil, unos 7 nudos
– temperatura del agua: 13 grados

No solamente habían olas bastantes simpáticas, el estado del mar en general fue bastante movido. Empezamos coger algunas olas en la bahía protegida por su forma y por un islote en ella. Luego fuimos por mar dentro y después seguimos la costa hacia el este durante unos 3,5 MN. No existía ninguna posibilidad segura bajarse en ese tramo.

El paisaje allí es espectacular. Fue la última provincia española en que todavía no había navegado y me impresionó. Siempre es una aventura ser el invitado y no conocer los demás ni la zona. Cada club tiene sus propias costumbres y manera de navegar juntos. Me sentía muy bienvenido por todos. El club dispone de instalaciones de lujo y está muy bien organizado. Se nota que los kayakistas de San Sebastián están acostumbrados a mares picados, nadie quedó asustado por el estado del agua. Todos tienen una buena forma física.

Sin embargo, hemos cometido algunos errores al respeto de la seguridad. Menos mal que todo salió bien y feliz. Pero siempre merece la pena resumir el día con el grupo completo para aprender y mejorar. Es un buen motivo para volver a San Sabastián y repetir con esa gente buena!

 

Spider cracks, ¿qué….?!

Traducido: grietas de araña.
Son las líneas finas insospechosas que ocurren en los kayaks de mar que tienen unos añitos de uso duro. Aunque no llaman mucha la atención, si no se arreglan, seguramente que con el tiempo acabarán con tu kayak !

¿Cómo se reconcen?
Son grietas muy finas, inicialmente superficiales, provocadas por varios motivos, como los rayos solares, choques con otros objetos (compañeros duros por ejemplo) o tensiones dentro del material. No se encuentran en los kayaks de plástico sino en los kayaks de fibra de vidrio. Muchas veces se parecen un poco a una telaraña, pero también se pueden formar por líneas finas oscuras que corren en paralelo. En la foto he aumentado el contraste para que se las vean mejor:

¿Qué peligro llevan?
El barco no se hunde, ¿para qué preocuparse entonces? Es importante mantener el kayak para que dure más años. Un kayak está construido por unas capas que contienen las fibras de vidrio y encima una capa de protección. La última se llama “gelcoat”. Inicialmente no es gran cosa si el gelcoat muestra grietas finas, pero con el tiempo se abren más y el agua podrá penetrar más profundo, hasta que las fibras empiezan a absorberlo. Esto provoca un proceso que se llama “delaminar”. Las capas se separan entre ellas y se forman ampollas. ¡Adiós barquecito querido!

¡Manos al trabajo!
El remedio consiste en abrir las micro grietas más, para luego volver a rellenarlas con resina de vidrio especial, es decir gelcoat. Justo lo que hace tu dentista cuando necesitas un empaste, digamos. No es caro, ni demasiado complicado. El gelcoat está en venta en internet o en tiendas especializadas.
A mi me resulta más fácil y rápido hacerlo con el Dremel, es una herramienta que se vende en todas las esquinas.

Muuuuchas spider cracks….
En realidad, contra más investigas tu kayak, más spider cracks descubres. Bueno, al menos es asi ahora en mi kayak. Incluso hay un par de zonas en que las líneas están tan numerosas y espesas, que no me queda más remedio que quitar toda la superficie y luego rellenar la zona entera.
Ten en cuenta que es buena idea añadir 2% de parafina cuando estás mezclando el gelcoat que formará la última capa; así se seca de modo no pringoso. Es crucial ser muy exacto en la hora de hacer la mezcla entre la resina, el accelerador y dicha parafina.

Lijar y pulir
Muchas veces se necesita aplicar varias capas. La idea es aplicar gelcoat de sobra, para que después, cuando todo está currado bien, lijar hasta la superficie original. Justo antes de lograr una superficie llana y nivelada, se puede seguir lijando cada vez con papel de lija más fina. Se termina con pasta de pulir. Pero antes del proceso de lijar, parece un poco caótico:

 

Ahora te toca a ti!
En conclusión es muy recomendable investigar tu kayak profundamente de vez en cuando. Esto se hace mejor si el kayak está limpio y con mucha luz. Es una buena prueba para determinar si nuestra vista funciona bien todavía! Esperemos que no sea tan mal como en mi caso, jeje….

Las predicciones malas no siempre deberían ser la excusa de no salir

Para hoy han avisado tener mucho cuidado con el tiempo en todo el pais y quedar en casa si no haga falta de salir. ¿Qué harías tu?
Lo más fácil sería tirar la toalla al suelo… euh… digo tirar otro bloque de leña en la estufa y quedar en casa, evitando la duda de sí o no salir al agua. No?

Sin embargo, en la prática muchas veces la realidad no es tan seria y merece la pena al menos salir (preparado-) para echar un vistazo en la orilla. Sobre todo cuando se adapta la ruta un poco a las circumstancias del momento, en la mayoría de los casos se puede navegar sin ningún problema. Incluso pueda ser más divertido que normal.

Cuando se había planeado salir con un grupo de amigos, a menudo uno de ellos manda copias de las predicciones preocupantes a los demás, en el último momento. Y desgraciadamente no es escaso que al fin todo el grupo anula la ruta de ese día. Injusto. Con esa mentalidad se pierde muchas salidas instructivas!

Hoy ha sido un ejemplo de lo arriba. Salí sólo. Sí, ha sido ventoso. Pero nada demasiado. Agua movida, viento y algo de lluvia; he disfrutado al tope. Otro día de navegación.